Cómo limpiar tus pinceles – Tutorial

Cómo limpiar tus pinceles – Tutorial

Quienes realizan trabajos de arte de manera habitual conocen la importancia de limpiar correctamente los pinceles ya que su cuidado responsable hace no sólo que duren más, sino que aporten mejor calidad a nuestras piezas o creaciones.

En las artísticas, tiendas de productos de arte, artísticas mayoristas o mayoristas de productos de arte podemos encontrar gran variedad de pinceles para trabajar que, en este tutorial, Andrea Salazar dividió en tres tipos según el grosor y agarre:

  1. Pinceles de gran tamaño, circulares. Cuentan con mayor cantidad de cerdas y están sujetados al mango de manera circular. No requieren ser tratados con tanta delicadeza como otros pinceles.
  2. Pinceles pequeños. Se utilizan para realizar los detalles de las piezas y se ven delicados desde el mango hasta el pelo. Tienen poca cantidad de cerdas y suelen ser más largas en proporción. Es muy probable que si no tienes cuidado se comience a desarmar y dure muy poco. Con estos hay que ser cuidadosos.
  3. Pinceles tipo brocha. Suelen ser de cerdas gruesas, prensadas y pegadas a la virola o casquillo que es de metal. Es el tipo de pincel más resistente de esta clasificación.

¿Cómo limpiamos y cuidamos los pinceles?

Lo primero, siempre, es enjuagarlos para quitar restos de pintura. Si estás trabajando con acuarelas o acrílicos, puedes hacerlo sólo con agua. En caso de estar trabajando con óleo, lo más conveniente es enjuagarlos con tinner. Es importante que sea un producto especial para pintura porque son menos agresivos para los pinceles y tienen un olor menos invasivo. El tinner removerá todo el pigmento y hará que se deposite en el fondo del vaso o recipiente que estemos utilizando.  En caso de no tener tinner, podemos usar aceite de cocina. Éste es un recurso sólo para emergencias o situaciones muy ocasionales ya que maltrata un poco los pinceles.

Es importante que laves los pinceles cada vez que dejes de usarlos. Existen jabones especiales para pinceles pero si no tienes o no puedes comprar, un buen reemplazo puede ser el shampoo.

Para los pinceles pequeños y delicados, debes utilizar un poco de jabón especial o shampoo entre tus dedos y masajear suavemente las cerdas con el fin de remover la pintura. Luego coloca un poco de jabón nuevamente en el pincel, dejar reposar y enjuaga igual que la primera vez.

Para los pinceles un poco más resistentes, se debe colocar el jabón en el centro de una mano, realizar círculos sobre la misma con el pincel y enjuagar. Repetir el proceso hasta que la espuma salga limpia.

Para el tercer tipo de pinceles (los que son tipo brocha) el proceso es el mismo que en el caso anterior pero los movimientos son de lado a lado, de arriba a abajo y en línea recta. Cuando está casi limpio, hay que pasar los dedos por encima de las cerdas con el agua corriendo encima para remover la pintura que tiende a esconderse en el fondo del pincel.

Cuando termines de lavar cualquier tipo de pincel, péinalos con tus dedos para volverlos a su forma antes de que sequen y las cerdas queden prolijas y en su lugar.

Para el secado déjalos de alguna manera en la que las cerdas no entren en contacto con la superficie (por ejemplo colgando o apoyados en una mesa con parte de la virola y la totalidad del pelo fuera de la misma).

 

https://www.youtube.com/user/andreafyerro/videos

 

 

Share this post