Pinceles, ¿pelo natural o sintético?

Pinceles, ¿pelo natural o sintético?

La semana pasada (y también la anterior) estuvimos abordando un tema bastante técnico y necesario para adquirir conocimientos que mejoren los resultados de nuestros trabajos y nos ayuden a elegir y preservar correctamente los pinceles que utilizamos para pintar. Estuvimos hablando de la limpieza y cuidado de estas herramientas, como así también de las partes que lo componen y sus características específicas.

Particularmente la semana pasada, hablamos de los componentes de los pinceles y lo que dijimos, principalmente, fue que los mismos están compuestos de tres partes: mango, virola o férula y pelo.

La idea de este artículo y de algunos que vendrán es indagar en un plano un poco más profundo sobre las características del pelo, las particularidades de cada tipo de pelo y toda la información que resulte útil para elegir y usar de la mejor manera estas herramientas indispensables para el artista.

El pelo es la parte más importante de un pincel porque definirá sus características específicas y, por lo tanto, su calidad y utilidad. La semana pasada adelantamos que los pinceles pueden ser de pelo animal, pero que en la actualidad hay materiales sintéticos que reemplazan muy bien a las cerdas naturales y que son insumos cruelty free. Estos pelos están hechos generalmente de mezclas de fibras de poliéster, nylon u otras que se convierten en opciones más económicas para el artista.

Con respecto a los pinceles de pelo animal, los especialistas coinciden en que el pelo de mejor calidad es el de cola de Marta Kolinski, un animal que vive al norte de Siberia. Esta opción es también la más cara. Siguiendo en la categoría de pelo animal, en el proceso de fabricación de los pinceles también se usa pelo de marta rojo, ardilla, tejón, pony y cerdo, entre otros.

Cuáles son las principales diferencias entre el pelo sintético y el natural?

En primer lugar, hay que aclarar que si bien no son cien por ciento ecológicos, los pinceles de pelo sintético no comprometen animales en su proceso de fabricación. Pero si nos referimos específicamente a cuestiones técnicas, hay una serie de características que diferencian a un tipo de pelo del otro.

En primer lugar, el pelo sintético absorbe menos porque es menos poroso. Por el contrario, el pelo natural tiene particularidades que lo hacen súper absorbente, esto significa que almacenará más pintura en las cerdas.

Si se trata de diferenciarlos o reconocer cuál está hecho con qué tipo de pelo, hay que tener en cuenta, en primer lugar, el precio: los pinceles sintéticos serán siempre mucho más baratos que los naturales. Por otro lado, los pelos naturales son más suaves al tacto y, a diferencia de los sintéticos, no hacen ruido al pasar el dedo por sus cerdas y moverlas. Otro factor de reconocimiento es el color: los pinceles naturales tienen el color del pelaje del animal y por lo tanto no varían del blanco, café, beige o negro.

Cada tipo de pelo ofrece ventajas específicas y es importante saber en qué pintura lo emplearemos: un sintético puede ir muy bien para pintar acrílico pero no para acuarela, por ejemplo, caso en el que es recomendable utilizar uno de pelo de Marta Kolinski o marta roja.

Quedó claro que la elección del pincel no es un tema menor y ante cualquier duda es mejor consultar con profesionales o investigar un poco antes de comenzar la búsqueda.

Recordá que estos tipos de pinceles se consiguen en tiendas de productos de arte, artísticas, artísticas mayoristas o mayoristas de producto de arte.

Mirá los pinceles que tenemos en Artec 

Share this post