Las mejores técnicas para sacarle provecho a los esténciles

Las mejores técnicas para sacarle provecho a los esténciles

El estarcido, también conocido como pintura decorativa con plantillas de esténcil, es una manera de pintar en paredes, muebles, maderas, o cualquier superficie que se te ocurra, con plantillas o moldes que permiten imprimir en el objeto diferentes tipos de figuras y formas a la elección del elaborador de la manualidad.

Existe una inmensa variedad de esténciles, que abarcan todo desde figuras abstractas hasta frases concretas para resaltar un lema o idea, y generalmente están elaboradas con cartulina o film de acetato. La última novedad en la materia pasa por el moderno y popular catálogo de EQ Arte 2017, disponible en Artec para su venta a todo el país.

 

Modelo de stencil EQ Arte disponible en Artec

 

Las plantillas son de fácil aplicación y le otorgan a cualquier espacio una pizca extra de personalidad. No se necesita una gran experiencia, sino más bien tiempo y pulso, resultando en una idea verdaderamente económica para la renovación de un espacio.

Lo primero es asegurar la plantilla en la superficie a trabajar, bien sea con pegamento líquido o en spray para lograr que se adhiera a la pared, o haciendo uso de cinta adhesiva para pintar. De esta manera se sujeta la plantilla, asegurando que no se moverá ni las gotas de pintura se deslizarán, y nuestro diseño quedará como se espera.

Luego de que la plantilla se encuentra asegurada, se moja el pincel en la pintura, es recomendable usar un pincel redondo y plano para abarcar la mayor superficie posible con la menor cantidad de pintura. Después de mojarlo, se escurre el exceso de pintura se le dan unos golpecillos contra una servilleta o toalla de cocina hasta que el pincel esté casi seco.

El paso anterior podría parecer lo contrario a lo que se espera hacer, pero es importante para evitar que la pintura gotee y arruine el diseño. Hay pinturas de látex especializadas en plantillas de esténcil que son recomendadas para lograr un acabado todavía más profesional.

La pintura se aplica sutilmente, en pequeños círculos, comenzando desde el borde de la plantilla y trabajando hacia las aperturas. Ser metódico y ordenado en esta parte es importante si queremos ahorrar tiempo; si empezamos de arriba hacia abajo, cuando hayamos terminado con la parte de abajo, la de arriba ya estará seca y lista para que se le aplique una segunda capa de pintura.

La cantidad de capas de pintura van a consideración de cada quien, todo depende del acabado deseado. Generalmente dos capas son suficientes, pero si se quiere un color más contrastante, aplicar más no es pecado.

Una recomendación para los principiantes es practicar la técnica primero en un pedazo de madera que no vayamos a usar para acostumbrarnos y aprender de los pequeños errores. Esto podría tomarse como una suerte de borrador que permite posteriormente pasar a limpio sin contratiempos.

La plantilla de esténcil debe ser removida antes de que se haya secado completamente para evitar que la misma se peque a la superficie. Si al removerla vemos que hay algunos bordes irregulares y detalles por modificar, bastará con retocar con un pincel muy fino y, voilà, ya se tiene un espacio renovado con poco dinero y esfuerzo.

Share this post

Deja una respuesta