Decapado con pintura de tiza

Decapado con pintura de tiza

Descubre los decapados que puedes lograr con la pintura de tiza

La chalk paint o pintura de tiza es una pintura de base agua con la que se puede hacer una inmensidad de efectos para personalizar los objetos de decoración. La pintura de tiza tiene una gran carga de yeso, lo que hace que sea una pintura amigable con el ambiente, sin disolventes, y así las herramientas de pintura se pueden limpiar únicamente con agua. Puede ser aplicada directamente sobre madera, cristal, e incluso metal.

Esta pintura se ha convertido en uno de los materiales más populares cuando se trata de la renovación de los muebles, principalmente, haciendo decapados con pintura de tiza que son frecuentes para aportar luz, personalidad y volumen a las piezas.

Es recomendado que en algunas superficies barnizadas se lije primero antes de aplicar la imprimación ya que los barnices de colores tiñen la pintura de tiza. Este es un problema que se conoce como “sangrado”.

La porosidad de la pintura de tiza hace que esta suela absorber productos en la superficie a decorar, por eso al momento de decorar muebles antiguos hay que limpiar muy bien estos para que la pintura se adhiera perfectamente y no se abra.

Otra de las ventajas de la pintura de tiza, aparte de ser ecológica, es que es muy fácil de aplicar, resultando perfecta para personas sin mucha experiencia en el área de las pinturas. Además se puede diluir con agua y mantiene su capacidad de agarre, algo importante para los decapados.

El decapado es una técnica de bricolaje que consiste en eliminar una capa de pintura de la superficie sobre la que fue aplicada, para dar de esta manera un efecto envejecido que va perfecto con motivos rústicos, vintage y modernos.

Cuando se quiere realizar un decapado con pintura de tiza, se puede hacer de varias maneras. Una de estas es haciendo el decapado por toda la madera, aplicando primero una capa de color, dejando que se seque, y lijando para lograr un acabado liso sin relieves. Luego se da una segunda capa de color y se vuelve a lijar, pero esta vez con una lija más gruesa y con mayor fuerza. De esta manera se observa la primera capa de color.

Otra manera de realizar un decapado con pintura de tiza es haciendo el decapado en ciertos puntos, o decapado con vela. Aquí se eligen los puntos concretos donde se retira la segunda capa de color. Se aplica la capa de pintura, se deja secar, se lija y se lasa una vela por donde no se desea que agarre la segunda capa de pintura.

De manera más profesional se puede usar una brocha para aplicar pequeñas cantidades de cera donde se desea el primer color. Entonces se aplica una segunda capa de pintura de tiza de un color diferente y se lija para exponer el color de abajo.

Para proteger los trabajos hechos con la pintura de tiza y evitar que la misma se levante, se puede aplicar una capa de barniz o cera que los protegerán de que entre suciedad en la pintura.

Share this post

Deja una respuesta


× ¿Cómo puedo ayudarte?