Conocé los trucos para lograr el mejor vetado de madera

Conocé los trucos para lograr el mejor vetado de madera

La imitación del veteado natural de la madera es algo que se ha usado en pinturas decorativas profusamente a lo largo de los últimos siglos. Este efecto se logra de manera fácil y rápida con el uso de una herramienta básica y al comenzar, los dibujos y las combinaciones de colores son infinitas.

Para conseguir los efectos de veteado de madera se aplica un glaseado coloreado sobre una base lisa previamente pintada, y luego se pasa un veteador que se lleva el glaseado en rayas que forman el veteado de la madera en líneas rectas, nudos grandes y corazones, y con el lado contrario del veteador, que es una especie de peine, se consiguen vetas finas.

Para la decoración de habitaciones y diferentes espacios del hogar, el veteado es una excelente opción. En este caso se utilizan una brocha para vetear, un veteador de caucho y dos veteadores simples, generalmente.

Primero hay que asegurarse de que la base sea lisa y no porosa, así como seca, libre de polvo, grasas y cualquier otro tipo de imperfecciones. Si las áreas a tratar son brillantes, es conveniente pulir con una lija fina para eliminar el brillo.

Además se aplica una capa base de esmalte acrílico satinado, se espera a que seque completamente y se extiende una capa de veladura de aceite, que también puede ser pintura al óleo con disolvente y aceite de linaza con secante, con un tono contrastante al primer esmalte.

Mientras esta última capa se encuentra fresca, el peine de goma o veteador de caucho se arrastra sobre la pared creando el acabado que se desee. Este acabado puede ser de líneas rectas, en zigzag, curvas onduladas, entre otras que el instrumento permita.

Se recomienda que se comience por la parte superior de la pared, arrastrando el peine de goma hacia abajo con un movimiento firme, aunque también se puede hacer de izquierda a derecha, pero siempre con método y de manera ordenada.

Es importante recordar retirar el exceso de pintura del peine cada vez que se pase por la pared con un paño que no deje pelusas para asegurar una distribución equilibrada cada vez que se pase, sin deslizamiento de pintura.

No obstante, el veteado de madera no tiene por qué limitarse únicamente a la decoración de paredes de habitaciones. Con esta técnica puede renovarse cualquier espacio y cualquier objeto cuya superficie lo permite, todo se limita a lo que permita la imaginación.

Es de esta manera que a mesas, sillas, cofres, escritorios o peinadoras fabricadas con una madera económica se les puede dar un valor visual extra con el uso de esta tarea artística. Generalmente se utilizan tonos marrones y crema para los veteados, pero colores no tan realistas como violetas, azules y verdes darán una impresión vibrante y moderna, además de agradable

Siguiendo los mismos pasos para cada caso se les da una innovación y hasta una nueva vida a espacios interiores o exteriores que queramos mejorar.

 

Share this post

Deja una respuesta