Texturado con Gesso Acrílico

Texturado con Gesso Acrílico

 

El texturado con Gesso Acrílico es una técnica que se ve excelente en cuadros. Ya sean de una sola pieza, dípticos, trípticos, jugar con las texturas en el arte se volvió una tendencia para ambientar interiores.

¿Qué materiales vamos a necesitar?

  • Gesso Acrílico
  • Acrílico decorativo
  • Espátula
  • Bastidor
  • Barniz diluyente

Recordá que todo lo que necesites para esta técnica, podrás conseguirlo en cualquier tienda de productos de arte, mayorista de productos de arte, artística y artística mayorista.

El texturado con Gesso Acrílico es una técnica que se ve excelente en cuadros. Ya sean de una sola pieza, dípticos, trípticos, jugar con las texturas en el arte se volvió una tendencia para ambientar interiores.

Antes de comenzar a trabajar, tienes que pensar la composición de colores de acuerdo al ambiente que desees intervenir. Si vas a realizar una obra díptica o de más partes, es indispensable que tengas claro el concepto que deseas conseguir para que el fondo y la combinación de texturas y colores resulten coherentes.  Podés dividir las áreas de trabajo con cinta aisladora y ver cómo queda el diseño entero con todos los bastidores posicionados como quedarían  en la composición final.

Otro consejo que puede evitarte contratiempos, es elegir un bastidor que venga sellado de fábrica, para no tener que realizarle ninguna preparación previa.

¡Empezamos!

Con la espátula, distribuye una abundante capa de Gesso Acrílico por el área o áreas que desees texturar.

¿Qué formas podemos realizar?

Lo que describimos a continuación son opciones, recordá que siempre hay que agregar una cuota de imaginación para que cada creación sea única y tenga tu marca personal.

Una opción es realizar círculos de distintos tamaños con objetos que tengan la forma que estamos buscando (tapas, círculos de metal, o lo que tengas disponible). Podés dibujar circunferencias a mano alzada (con un palillo, palo de brochete o crochet, aguja de tejer, etc) si deseas un aspecto más descontracturado.  Dibujar ondas a mano alzada también es un recurso que queda hermoso en esta técnica. En otra área, por ejemplo, podés volver a colocar una capa de Gesso Acrílico y dar golpecitos con la espátula para conseguir relieve.

En esta composición también se puede explorar aplicando retazos de tela o gasas, que deberás pegar con barniz diluyente y luego dar una capa de pincel para que quede bien estirada.

¡A pintar!

Como siempre, antes de comenzar a darle color a la pieza, podés darle una mano de acrílico blanco al bastidor para que las siguientes capas cubran mejor.

Recomendamos alivianar la pintura en barniz diluyente para que ésta corra fácil. La poporción puede ser 30% pintura, 70% diluyente. Para pintar sobre los apliques puede estar aún más diluida.

Algunas técnicas de pintura que hacen buena pareja con el texturado:

Manchado: consiste en dejar caer unas gotitas de alcohol sobre la pintura aún fresca.

Salpicado: tan simple como cargar un cepillo de dientes con el tono elegido y luego fregar el mismo con el dedo para que la pintura caiga modo “atomizador”.

Por supuesto que también podés pintar figuras luego de terminadas estas etapas, para disminuir los niveles de abstracción. Desde naturaleza muerta hasta figuras humanas, es cuestión de poner la creatividad en acción.

 

Share this post

Deja una respuesta


× ¿Cómo puedo ayudarte?