5 trucos que debes conocer para conseguir un craquelado perfecto

5 trucos que debes conocer para conseguir un craquelado perfecto

En cuanto a la decoración hogareña, sabemos muy bien que hay un mundo de posibilidades que se adaptan a todos los gustos, con ideas innovadoras que surgen cada tanto convirtiéndose en tendencias del rubro. Una opción decorativa que lleva bastante tiempo rondando, pero que cada vez parece ir ganando más terreno, es el craquelado.

El craquelado es esa técnica mediante la cual se logran esas piezas que parecen estar resquebrajadas y agrietadas, inspirada en el envejecimiento natural de las pinturas y barnices, y convertida en una técnica para acelerar de manera artificial el envejecimiento de dichas piezas.

Es así como al final se logra conseguir una pieza cuyo aspecto puede incorporarse a una variedad de apuestas decorativas. Estas apuestas suelen ser vintage, modernas o, por supuesto, rústicas, y todo depende del aspecto de la pieza.

En algunos casos lo que se busca es el contraste, generar una ruptura que resulte llamativa pero al mismo tiempo agradable respecto al resto de los elementos decorativos del espacio. Por otro lado se puede integrar dentro de una propuesta decorativa que siga la misma línea.

Hay dos tipos de craquelado: uno que tiene dos colores contrastantes donde uno de los colores funciona como base y el otro como las grietas, o el de dos componentes donde hay una base traslúcida para el adorno.

Algunas de las creaciones más comunes en las que encontraremos craquelado serán en marcos de espejos, puertas, bandejas, mesas, sillas, e incluso uñas, y se puede encontrar en una diversidad de materiales como la madera, el barro, el vidrio, la porcelana, entre tantos otros.

Algunos trucos

  • Fíjate muy bien siempre en el craquelador que piensas emplear porque hay muchos tipos, con diferentes tiempos de secado. Algunos craquelan muy poco, que puede o no ser lo que buscas, otros solo sirven para un material específico, hay de una y dos componentes, etc.
  • La cantidad y los componentes son muy influyentes. Trabajando sobre láminas las láminas serán mucho más pequeñas que si se trabaja en pasta de relieve.
  • Volviendo a cuando te mencionamos que hay dos tipos de craquelado, la forma de craquelar debe ser tomada en consideración como un factor para obtener el producto deseado. Puede hacerse con cola blanca, goma arábica, o el clásico Vallejo que logra que el craquelado prácticamente se haga solo.
  • Cuando se aplica el craquelador, se puede hacer bien sea con un pincel o con distintos tipos de esponjas. La esponja es más fácil de manejar, pero el pincel logra grietas más alargadas. Todo depende de qué se desea conseguir.
  • Siempre antes de aplicar la pintura de fondo es importante aplicar a la pieza una capa de cola para decoupage o de cola blanca mezclada con agua. Esto se hace para crear una película protectora que no permitirá que la pintura de fondo (la que se verá entre las grietas) también se craquele y termine en un efecto indeseado. Al terminar la pieza también se le da una capa de cola para decoupage o barniz vitrificador para proteger.

Share this post

Deja una respuesta