Sellos decorativos

Sellos decorativos

Hoy vamos a hablar de un producto que tiene múltiples aplicaciones o combinaciones y que, además, resulta ideal para pasar una tarde de creatividad con los más pequeños ya que su manipulación resulta súper fácil y entretenida. Por otro lado, es ideal en la decoración de objetos y en la realización de composiciones para ambientar el cuarto de los chicos, el living o cualquier espacio del hogar.

Los sellos decorativos se pueden realizar fácilmente en casa y también se consiguen en cualquier tienda de productos de arte, artística, artística mayorista o mayorista de productos de arte.

Mirá los sellos decorativos que tenemos en Artec: https://bit.ly/2Gr0VCT

Si querés hacer tus propios sellos, vas a necesitar los siguientes materiales:

-Tapas de botella

-Goma eva

-Lapiz

-Tijera

-Pegamento

Viendo los materiales que se necesitan ya podrás imaginarte lo simple que es el procedimiento para realizar tus propios sellos. La ventaja que tienen sobre los que puedes comprar en las artísticas es que realizándolos tú misma, la cantidad de figuras que puedes plasmar en un sello está sujeta sólo a tu imaginación. La desventaja es que mientras más complejo sea el diseño del sello, más prolijidad y técnica necesitarás para que queden bien.

El paso a paso es, como ya dijimos, muy simple. Lo primero que debes hacer es dibujar el diseño con lápiz sobre la goma eva. Luego debes recortar la figura con la mayor precisión posible. Una vez recortada, pega la goma eva a la tapa de la botella asegurando que quede bien fija y esperando a que el sello esté completamente seco para comenzar a utilizarlo. A partir de aquí, el procedimiento para utilizarlo es el mismo que para los sellos que consigues en las tiendas.

Hay dos formas básicas de cargar la pintura en los sellos. La primera es aplicar la pintura (en el siguiente párrafo hablaremos de las pinturas) en una paleta o trozo de polietileno expandible, posar el sello sobre la pintura y luego estampar sobre la superficie que deseamos intervenir. Esto, si bien es simple y se necesitan menos materiales, puede derivar en que la pintura no se distribuya uniformemente sobre el sello y no consigas una terminación prolija. La segunda opción es aplicar la pintura sobre el sello con un taponador o esponja tradicional. En este caso se suma un paso: sobre el polietileno expandible colocas la pintura que recogerás con la esponja o taponador para luego aplicar sobre el sello. A veces, agregar un simple paso resulta determinante en la terminación de una obra.

Ahora bien, los sellos decorativos tienen tantas aplicaciones que para definir qué pintura utilizar debes pensar qué superficie vas a  decorar. Obviamente si quieres usar los sellos en la ropa, debes utilizar pintura para tela. Si quieres intervenir una pared, madera, maceta, vidrio, no necesitarás más que acrílico decorativo siempre y cuando hayas tratado la superficie correctamente y le hayas aplicado la correspondiente base.

Ya tienes todo lo que necesitas saber para intervenir esos rincones de la casa a los que les falta un toque de color.

Share this post


× ¿Cómo puedo ayudarte?