Superficies para pintar al óleo

Superficies para pintar al óleo

Hoy comenzaremos a introducirnos en las maravillas creativas que nos propone la pintura al óleo. Necesitaríamos mucho más que un artículo para conocer en profundidad todos los rincones, secretos y aplicaciones de esta noble pintura, pero a través de estas palabras queremos empezar a transitar lentamente un camino que nos llevará a experimentar las más asombrosas creaciones con una pintura que se desliza tan naturalmente sobre las superficies que pareciera abrazarlas.   

Hablaremos particularmente de los soportes sobre los  que puede aplicarse la pintura al óleo: la manera de prepararlos, sus ventajas y desventajas. Recuerda que todo lo necesario para realizar tus creaciones se encuentra en cualquier artística, tienda de productos de arte, artística mayorista o mayorista de productos de arte.

Mira los óleos que tenemos en ARTEC: https://bit.ly/2KNSHY5

 

Superficies para pintar al óleo

En primer lugar y como decimos siempre, en el arte no existen reglas estrictas a las que atenerse. Las únicas limitaciones están dadas por la creatividad del artista, por lo que cualquier soporte que cuente con una adecuada preparación estará apto para que despliegues tus habilidades a la hora de realizar una pintura. De todas formas, hay superficies que ya han sido exploradas y pueden ser un buen punto de partida para comenzar a conocer la técnica.

Óleo sobre lienzo. Es la superficie elegida por excelencia para la pintura al óleo. Los materiales orgánicos son los preferidos para la creación del lienzo: lino, arpillera algodón. Se debe preparar la superficie encolándola para quitarle porosidad.

Óleo sobre tabla o madera. Lo primero que debes fijarte es que la madera haya concluido su proceso de secado natural porque si sigue liberando humedad después de intervenida, se agrietará e incidirá en la pieza terminada. Es recomendable descartar las maderas muy resinosas porque no te permitirán trabajar bien con la pintura al óleo. Se puede añadir una capa de pintura o bien dejar que la textura de la madera se refleje en la terminación.

Óleo sobre papel. La conservación del óleo en papel tal vez sea la más complicada, por eso es que esta superficie se utiliza preferentemente para la práctica. Si la idea es realizar una pieza que perdure más allá del ensayo, se puede preparar el papel aplicando gesso acrílico por ambos lados.

Otras superficies. El lienzo y la madera merecían su propio apartado por ser las superficies más utilizadas. El papel por ser  el soporte más conveniente para aprender. Pero la realidad es que el óleo es una pintura tan antigua que se ha experimentado sobre infinidad de superficies. El metal o el cobre tienen la ventaja de que su deterioro es significativamente menor al del lienzo o la madera. El óleo estuvo históricamente ligado al arte o a las piezas de lujo, por eso no resulta extraño encontrar piezas cuyo soporte son piedras preciosas, vidrio o incluso marfil. Si bien, al igual que el metal, el tiempo de deterioro es una ventaja con respecto al lienzo o a la tabla, es importante destacar que  la adherencia de la pintura a estos materiales es sumamente difícil y esto puede contribuir a que la pieza se arruine con cierta rapidez.

En otros artículos seguiremos profundizando sobre superficies, herramientas y técnicas para utilizar pintura al óleo pero con esto ya tienes información suficiente para comenzar a experimentar.

 

Share this post


× ¿Cómo puedo ayudarte?