El estarcido en diferentes superficies

El estarcido en diferentes superficies

Hace ya algunos artículos nos venimos dedicando a la técnica del estarcido. Esto se debe a que existe una metodología bastante estándar que debemos respetar para que nuestros trabajos queden prolijos, ya que, si bien parece una técnica sencilla, y en cierto punto, lo es, necesitamos hacernos de paciencia y ser cautelosos para que nuestras piezas puedan lucirse luego de ser intervenidas con la técnica en cuestión.

El estarcido, también conocido como pintura decorativa con plantillas de esténcil, es una manera de pintar en paredes, muebles, maderas o cualquier superficie que se te ocurra, con plantillas o moldes que permiten imprimir en el objeto diferentes tipos de figuras y formas a elección del artista.

Existe una inmensa variedad de esténciles, que abarcan todo desde figuras abstractas hasta frases concretas para resaltar un lema o idea, y generalmente están elaboradas con cartulina o film de acetato. Por supuesto que lo primero que necesitarás es tu esténcil. Éste producto se consigue en cualquier artística, tienda de productos de arte, artística mayorista o mayorista de productos de arte.

Mirá los esténciles que tenemos en Artec

Para trabajar con la técnica del estarcido, tienes que tener en cuenta que el objeto que vayas a intervenir será determinante a la hora de elegir el esténcil. Esto se debe particularmente a una cuestión de tamaño: te resultará difícil o imposible trabajar en una pieza chica con una lámina muy grande; y caso contrario, un esténcil pequeño quedará perdido en una superficie u objeto muy grande (excepto que lo que busques sea imprimir a penas un detalle).

  1. Tela

Para trabajar sobre tela, primero debemos asegurarnos de que la misma esté limpia y libre de apresto. Lo que hay que hacer es adherirla a una superficie para que quede firme, puede ser madera o polietileno expandible, por ejemplo. En el caso del último “bastidor” deberás colocar un papel absorbente entre éste y la tela.  Para fijar el esténcil a la tela, cubrirás la parte de atrás de la lámina con un pincel y pegamento especial para esténcil cuidando no intervenir las partes caladas. Hay que dejarlo airearse unos minutos y luego colocarlo prolijamente sobre la tela.

  1. Madera

Lo más importante para trabajar con madera es que el esténcil quede fijo y firme sobre la superficie. Para esto hay que colocar cinta de papel en todos los bordes y aplastar la cinta para contribuir a la quietud de la lámina.

  1. Porcelana

Las pinturas indicadas en este caso son los pigmentos para porcelana o acrílicos con barniz vitrificable. El proceso de fijado de la lámina es igual al de la madera.

  1. Tortas

¡Sí! Tan versátil es la técnica del estarcido que se usa inclusive en repostería. La torta estará cubierta por fondant, pasta, glaseado, etc. Acá simplemente deberás fijar el esténcil con alfileres (porque los pegamentos especiales para esténciles o las cintas contienen sustancias tóxicas) y ser extremadamente cuidadoso a la hora de pintar. Es importante, aunque resulte obvio, utilizar pinturas aptas para el consumo alimenticio. Por el grado de dificultad, es aconsejable que si vas a decorar una torta con esténcil tengas algo de práctica en estarcido.

Con este artículo cerramos esta maravillosa etapa que fue la de conocer los secretos de la técnica del estarcido y la pintura con esténciles decorativos.

¡Manos a la obra!

 

Share this post