Pintura sobre vidrio

Pintura sobre vidrio

Desde el blog de Artec nos proponemos siempre acercarles ideas creativas y consejos que les sirvan a nuestros lectores para intervenir piezas o elementos que se encuentran en nuestra cotidianeidad y que con un poco de imaginación y técnica pueden pasar de ser un simple objeto a una hermosa y llamativa obra de arte.

Está claro que para poder cumplir con el objetivo propuesto desde el blog, hay un material que no podemos pasar por alto si de embellecer lo que tenemos a nuestro alrededor se trata. Desde grandes ventanales hasta pequeñas tazas, platos o botellas, el vidrio es un soporte y un material que se encuentra en la mayoría de los hogares y espacios habitables, laborales o de recreación.

A continuación compartiremos algunos tips que hay que tener en cuenta para intervenir superficies de vidrio.

Lo primero que haremos será preparar el vidrio. Limpialo con algún producto especial o simplemente con agua y jabón para sacarle la suciedad, polvo o grasa. Tratá de usar, en este paso, guantes de goma o silicona porque la misma grasa de la piel irá ensuciándolo nuevamente cuando lo toques. Dejalo secar por completo.

Secreto: el vidrio, obviamente, es transparente. Si tu idea es preservar esa característica del fondo, puedes pintar sobre un bastidor o superficie blanca para poder ver bien lo que estás diseñando.

Materiales: vas a necesitar esmalte acrílico o pintura esmaltada para pintar y pasta de relieve para dibujar los contornos. Con respecto a los pinceles, pueden ser chatos y sintéticos o de pelo natural. El de pelo natural dejará la superficie más tersa a la vista.

Ahora llegó el momento de pintar. En primer lugar, es importante que consideres las características específicas del producto que compres. Para esto, tomate unos minutos para leer las instrucciones y asegúrate de respetar las particularidades indicadas.

Para comenzar, dibujá los contornos de la figura o modelo que quieras realizar. Si recién te estás iniciando, es importante que te ayudes con plantillas o modelos prediseñados pero siempre existe la posibilidad de hacerlo a mano alzada. Otro consejo alternativo para este paso es: en vez de contornear con pasta de relieve, hacerlo con marcador permanente. Esto es sobre todo si no quieres darle protagonismo al trazo, porque cuando lo pintes quedará total o parcialmente tapado.

Lo que sigue es rellenar con pintura de vidrio y pincel el contorno previamente diseñado.

Ojo: tené en cuenta que hay pinturas que necesitan ser horneadas para volverse permanentes y otras que no. Esto dependerá completamente del vidrio que quieras intervenir y si éste resiste o no el calor para meterlo al horno.

Share this post